Río Piles

Río Piles

  • Plano del río Piles
  • Perfil del río Piles
  • Río Piles en Baldornón
  • Río Piles en La Coria

El Río Piles es un pequeño curso fluvial que transcurre durante sus 6,8 kilómetros de longitud íntegramente por el asturiano concejo de Gijón, para desembocar en la Playa de San Lorenzo, en la ciudad de mismo nombre, capital de este municipio.

Esta corriente surge de la unión del Arroyo Llantones (8,0 Km), que nace en La Madera y el Arroyo del Meredal (9,6 Km), que surge cerca de la Aldea del Fresno y discurre por el Valle de Baldornón. Otros de los afluentes de mayor importancia son los de Santa Cecilia (4,0 Km), San Miguel (3,8 Km) y el de Peña Francia (3,6 Km), desde la Parroquia de Deva. Desde la desembocadura hasta el nacimiento de las aguas hay un recorrido de 16 kilómetros. La cuenca hidrográfica que lo alimenta tiene 72,558 km2.

El Arroyo Meredal surge en las casas de Ceñal, junto a las Escuelas de La Collá, en una vaguada de baja pendiente ocupada por un pequeño bosque de ribera y rodeado de prados de siega separados por setos, siguiendo el Valle de Baldornón en dirección hacia el norte, pasando por Garvelles hasta llegar a Vega.

El Arroyo Llantero nace en la ladera del Pico San Martín y se dirige hacia el noroeste dentro de un bosque ribereño para girar hacia el norte rápidamente, abandonándolo para regar el paisaje de bocage hasta Llantones, población que presta su nombre a este curso fluvial. En Leorio gira hacia el este bordeando la escombrera de la Mina de la Camocha para coincidir con el Meredal.

Continúa, ya como Río Piles, su camino hacia el gijonés barrio de Contrueces, donde la pendiente ya es muy baja y el río ya tiene poca energía que comienza a trazar curvas perezosas al no incidir con fuerza sobre el terreno. Así llega hasta Las Mestas, donde es canalizado para pasar junto al estadio de fútbol de El Molinón.

La desembocadura del Piles ha sido históricamente una marisma llamada la "Charca del Piles" o "Llamarga del Molinón" hasta que en 1941 se decicidó verter tierras para secarlas, canalizando el curso de las aguas y creando el actual Parque de Isabel La Católica.

Alimentaron estas aguas tradicionalmente las ruedas de muchos molinos, quedando restos de al menos ocho de ellos; Molino del Gañón, del Rosendo, de Elvira, de Gerardo, Matilde Blanco, d´Anita, de Serafín y de Cagüenzu.

El nombre del río pudiera hallar su origen en el término latino Pilam, que significaría columna o pilar, en referencia a las construcciones necesarias para cruzarlo, según el filólogo Xosé Luis García Arias. La unión de este río con la playa en la que termina se salva mediante el Puente del Piles, un pequeño puente de piedra que con dos arcos apoyados sobre un pilar central salva los 40 metros de ancho que tiene el canal que conduce las aguas a morir en el mar.

icono_descargaDescargar ficha

(icono PDF PDF:4,69 Mb)