vigilancia e inspeccion 1
vigilancia e inspeccion 2

La CH Cantábrico dispone de una guardería fluvial constituida, a fecha 31 de diciembre de 2022, por 32 miembros (7 guardas fluviales y 25 agentes medioambientales), cuyo trabajo se coordina a través de las 4 oficinas del Organismo, desde las que se distribuyen por zonas las labores de vigilancia e inspección de los cauces que configuran el territorio de la cuenca, y desde el Servicio de Hidrología, con funciones en toda la cuenca:

  • Oficina de Asturias: Asturias, Lugo y León
  • Oficina de Cantabria: Cantabria y Palencia
  • Oficina de Bilbao: Araba/Álava, Bizkaia y Burgos
  • Oficina de Donostia/San Sebastián: Gipuzkoa y Navarra

Además, cuenta con un laboratorio en La Fresneda (Siero, Principado de Asturias) en el que se analizan las muestras de vertidos entregadas por el personal de inspección y por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil. También participa en las labores de seguimiento y control del estado de los ríos, lagos, embalses y aguas subterráneas, mediante el análisis de muestras del programa de control operativo y del programa de control adicional en zonas protegidas.

Laboratorio

 

¿Qué hace la Confederación Hidrográfica?

Las labores de inspección y vigilancia del dominio público hidráulico y sus zonas de protección consisten en:

  • Inspeccionar el cumplimiento de las condiciones que se deben cumplir en los aprovechamientos de agua, como los caudales captados, el caudal ecológico, la instalación y mantenimiento de contadores, el correcto mantenimiento de las infraestructuras y, en su caso, de los dispositivos de paso para peces. Para controlar los caudales captados y los caudales ecológicos que se deben respetar se realizan de inspecciones y aforos para comprobar la cantidad de agua que circula por el río.
  • Inspeccionar el cumplimiento de las condiciones establecidas en las autorizaciones de obras.
  • Inspeccionar el cumplimiento de las condiciones establecidas en las autorizaciones de vertidos, labor en la que, además de la Guardería fluvial, interviene el laboratorio.
  • Denunciar las infracciones a la normativa de aguas, por obras y actuaciones en los cauces y sus zonas de protección sin autorización, aprovechamientos de agua no autorizados o que incumplen las condiciones establecidas, vertidos no autorizados o que incumplen las condiciones establecidas o acumulaciones de materiales susceptibles de contaminar las aguas o de deteriorar el entorno de los cauces.
  • Vigilar los cauces en situaciones de emergencia como avenidas, sequías, mortandades piscícolas, etc.
  • Apoyo a la tramitación de expedientes por medio de visitas de campo.
  • Obtención de información sobre cauces que precisan de actuaciones en el marco del programa de conservación y mantenimiento de cauces.
  • Información y asesoramiento a los ciudadanos, en un escenario de creciente participación ciudadana en el control del territorio mediante denuncias, consultas, quejas...