Río Sella

Río Sella
  • Plano del río Sella
  • Perfil del río Sella
  • Río Sella
  • Sella en Cuevas

El Río Sella es un curso fluvial que desde su nacimiento en La Fuente del Infierno, en la localidad de Fonseya, cerca de Oseja de Sajambre, en la Provincia de León, hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico, en la asturiana Ribadesella, recorre 66 Kilómetros.

Atraviesa seis municipios, que son, aguas abajo, Oseja de Sajambre, en León, para introducirse en Asturias atravesando Ponga, Amieva, separar Parres de Cangas de Onís y entrar en Ribadesella, donde desemboca en el Mar Cantábrico a través de la Ría de Ribadesella. Sus afluentes riegan también Posada de Valdeón, Piloña, Nava, Cabranes y Bimenes

La cuenca hidrográfica que lo alimenta tiene 1.284 Km2, siendo el río más importante del oriente asturiano. Su Caudal medio anual es de 18,07 m3/seg., con mínimos estivales de 9,15 m3/seg. y máximos de 36,62 m3/seg.

Sus principales afluentes son el Río Ponga (27,8 Km), Dobra (25,8 Km), el Güeña (23,7 Km) y el más largo de todos, y que merece un capítulo aparte, el Piloña (43,2 Km)

El Río Sella toma su nombre en Vierdes de Sajambre, donde se unen los arroyos de Zambaral y Fonsella, para ir circulando por vegas estrechas hasta su entrada en Asturias a través del Desfiladero de Los Beyos, un corte estrecho en el macizo asturiano, recibiendo el Río Llué por su izquierda, para pasar a rasgar las Sierras Tolibiu y Pregondón. Al salir de este canal, en Vega de Cien, en Amieva, el terreno se vuelve algo más plano, como indica el topónimo del lugar, aunque estos espacios siguen siendo estrechos. En Santillán se reúne con el Ponga, y a partir de entonces las vegas se van haciendo más amplias, como en Pervís. Más abajo recibe las aguas del Río Dobra en Puente Dobra, haciéndose las zonas llanas cada vez más amplias, a medida que abandonamos las montañas, sin abandonar la dirección predominante de Sur hacia el Norte, con algún meandro como el de Cañu. Llegamos así a Cangas de Onís, villa antigua que fue la primera capital del Reino de Asturias, donde recibe al Río Güeña, después de pasar bajo el ojo del Puente Romano.

Desde este momento las aguas, ya de mayor entidad, favorecen las tierras de cultivo y los asentamientos cada vez mayores, siendo ya su desarrollo más tranquilo. En Arriondas, otra de las poblaciones de mayor entidad que se acomodan al eje fluvial, se encuentra con las aguas del Piloña. Siguiendo el curso se une al Río de Parda en Triongo, haciendo giros amplios en su llanura aluvial sin perder la dirección predominante hacia el norte. En una de las últimas antes de llegar a la Ría de Ribadesella recibe el Arroyo de Cuevas, que tiene la peculiaridad de atravesar la Peña de Cuevas a través de una gruta kárstica, única entrada terrestre al pueblo de Cuevas.

La Ría de Ribadesella comienza en el pueblo de Santianes, pasa por Llovio hasta llegar a Ribadesella, donde desemboca en la Playa de Santa Marina, entre las puntas del Caballo y Somos.

Varias figuras dan protección a este Río, empezando por la de mayor rango, el Parque Nacional de Picos de Europa por el que discurre casi íntegramente el Río Dobra, así como los Lugares de Interés Comunitario de Picos de Europa, Ponga-Amieva, Cueva Rosa, Ría de Ribadesella-Ría de Tinamayor, Sierra del Sueve o del Río Sella. Protegen a gran cantidad de fauna, como la Salamandra Rabilarga, Salmón, Desmán, Nutria, y diversas especies de murciélagos.

En este río nos encontramos con varios puntos de interés, como la Cascada de Aguasalió, en el Puente Vidosa, es un salto de 20 metros de altura en el corazón del Desfiladero de los Beyos, surgiendo el agua desde una cueva en las paredes de roca, llamada de Todos Los Santos o de Aguasalió.

El Puente Romano de Cangas de Onís, del que ya hemos hecho mención, se trata de un puente, a pesar de su nombre, de origen medieval. Tiene un perfil en lomo de asno, apuntado, con un arco central peraltado, por debajo del cual pasa el Sella y otros de menor tamaño en los laterales. En el espacio entre ellos, y a una cota más elevada, se abren otros arcos de menor tamaño. Fue construido bajo el reinado de Alfonso XI en el siglo XIV.

Justo antes de la entrada del Río Dobra en el Sella nos encontramos otro de los puentes llamados romanos, aunque de origen medieval, con un arco apuntado, que en su momento daba servicio a una calzada romana, la Senda del Arcediano, una antigua vía de comunicación entre Asturias y La Meseta, que llega hasta Soto de Sajambre.

El único aprovechamiento hidroeléctrico de importancia no se encuentra en el Río Sella, sino en el Dobra. Se trata del Embalse La Jocica, que desde 1964 ocupa la modesta superficie de 0,4 Km2 en el estrecho valle del curso alto de esta corriente. Este aprovechamiento consta de tres unidades, la Presa de La Jocica, La Central de Restaño y la de Camporriondi, ya a orillas del Sella.

El topónimo Sella, o Seya en asturiano, según Xosé Lluis García Arias1 parece provenir de un origen prerromano, salia, la misma raíz que el Saja, o Besaya, con la que se aludían a las corrientes de agua en la zona fronteriza entre Asturias, Cantabria y el norte de León. Así, Ribadesella, o Ribeseya en Asturiano sería la Orilla del Sella, mientras que Oseja de Sajambre también tendría sus raíces en este vocablo Oseya.

Por último, no podemos dejar de hacer mención al que quizás sea el acontecimiento deportivo más celebrado relacionado con el Río, el Descenso Internacional del Sella, que se viene realizando desde 1930 el primer sábado de agosto posterior al día 2, recorriendo en piragua el tramo entre Arriondas y Ribadesella.

Se ha convertido en una de las más importantes citas del piragüismo a nivel mundial, y le acompaña la Fiesta de Las Piraguas, declarada de Interés Turístico Internacional que congrega a multitud de personas, convirtiéndose en un motor económico importante para la comarca.

1 Xosé Lluis García Arias (1997): Pueblos asturianos: el porqué de sus nombres

*Datos obtenidos de la Estación de Aforo 1295 - Río Sella en Cangas de Onís

icono_descargaDescargar ficha

(icono PDF PDF: 4,13 Mb)