Río Miera

Río Miera
  • Plano del río Miera
  • Perfil del río Miera
  • Presa de Revolvo
  • Presa de Revolvo

El Río Miera, es un curso fluvial que desde su nacimiento en las brañas del Pico Fraile, en el Portillo de Lunada, hasta su desembocadura, en la Ría de Cubas, recorre 45 Kilómetros.

En su comienzo sirve de límite municipal entre Soba y San Roque de Riomiera, y después entre este último y Ruega. Cruza Miera y Riotuerto, separa Medio Cudeyo de Entrambasguas y despúes Marina de Cudeyo de Ribamontán al Monte primero, y posteriormente de Ribamontán al Mar, regando once municipios, todos ellos de Cantabria.

Atraviesa a su paso localidades como San Roque de Riomiera, La Cárcoba, Rubalcaba, Liérganes, La Cavada, Solares y Somo. Sus principales afluentes son los ríos, Aguanaz (11,7 Km), Pámanes (11,2 Km), Revilla (8,3 Km) y Pontones (12,7 Km).

La cuenca hidrográfica que lo alimenta tiene 297 Km2. Su caudal medio anual es de 5,24 m3/seg., con mínimos estivales de 2,64 m3/seg. y máximos de 7,75 m3/seg.

Surge el Río Miera a 1.300 metros de altitud en un terreno muy escarpado de montaña, entre una morfología glaciar, recuerdo de los gélidos climas que antaño dominaban estas tierras. Como recuerdo quedan los circos glaciares, mordiscos de hielo en la rocas con forma de anfiteatro, y la morrenas, depósitos de piedras y tierra desmenuzadas que arranca la masa fría al desplazarse ladera abajo. Se dirige hacia el Norte desde el mismo límite de la Comunidad Autónoma de Cantabria entre brañas, un tipo de ocupación humana que en verano, cuando los pastos son adecuados, suben con el ganado y viven en cabañas muy dispersas. El primer agrupamiento que se encuentra es La Concha. Sigue el curso en la misma dirección, pasando por hoces de escarpadas paredes, cuyo fondo es lo suficientemente amplio como para acoger pequeñas poblaciones hasta llegar a Mirones, donde se estrecha el canal en Peña Yagos. Tras dejar atrás este relieve gira hacia el oeste brevemente para retomar el norte en Rubalcaba. Las vegas van tornándose cada vez más amplias, facilitando que los asentamientos se vayan haciendo mayores, llegando a Liérganes, cuyo centro urbano es un conjunto histórico, pasando el río bajo el Puente Romano, en realidad un puente medieval en lomo de Asno construido en 1587 por Bartolomé de La Hermosa. También se puede encontrar en esta localidad la Iglesia barroca de San Pedro ad Víncula, datada en el siglo XVII. A la salida de este pueblo gira hacia el este tres kilómetros hasta llegar a La Cavada, donde vuelve a tomar dirección norte hasta llegar a Solares, conocida principalmente por la planta embotelladora de Agua de Solares, en torno al manantial de Fuencaliente, cerca del río, declarado de Utilidad Pública desde 1828. Solares es un nudo de comunicaciones muy importante dentro de la comarca, por el que pasan varias carreteras nacionales y la autovía del Cantábrico A-8. Sigue la corriente entre prados recibiendo los afluentes de Aguanaz y de Pontones hasta llegar reviradamente hasta la Ría de Cubas, vigilada por la localidad de Somo, y de ahí a la Bahía de Santander, capital de la provincia.

Este río se encuentra protegido como Lugar de Interés Comunitario Río Miera. Esta figura se aplica a prácticamente todo el curso del río y a sus principales afluentes, y protege especies como el Salmón atlántico, la Madrilla, el Sábalo y la Nutria. En su desembocadura se aplica el LIC Dunas del Puntal y Estuario del Miera, que protege los hábitats propios del paisaje de la confluencia con el mar, así como las dunas móviles, conjuntos de arena que reúne la acción del viento, y las dunas fijas, aquellas que han sido estabilizadas por la vegetación dunar. También recoge bajo su amparo a varios tipos de murciélagos, el Salmón salar, el Lagarto verdinegro, el Ciervo volante y el Caracol de Quimper.

La Ría de Cubas es una de varias que desembocan a la Bahía de Santander. Es uno de los lugares de mayor presión demográfica de la región, ya que concentra a casi el 50% de la población de la Comunidad Autónoma. Esto ha generado que haya perdido lo que se estima en la mitad de su superficie, por la ampliación del Puerto de Santander y la desecación de marismas para convertirlas en pastos, a lo que se suma la presencia de balsas de decantación de las actividades mineras en la cuenca del Río Miera.

En la parte alta del Miera, a pesar de ser un emplazamiento difícil para la actividad humana, se localizan cuevas con asentamientos prehistóricos en Piélagos, Rascaño y Salitre. En su curso bajo también se encuentran cuevas prehistóricas como la de Fuente del Francés, en Hoznayo, La Garma, en Omoño y Los Moros, en San Vitores.

A partir del siglo XVI se instaló en Liérganes una pequeña manufactura preindustrial que culminó dos siglos después con la Real Fábrica de Cañones, en La Cavada. Esta fábrica abastecía de cañones los barcos que se armaban en los astilleros de Guarnizo y Colindres. Esto es causa directa de la deforestación de la parte alta del valle, que ha causado una intensificación de la erosión por el encajamiento de los torrentes ante la falta de protección vegetal.

*Datos obtenidos de la Estación de Aforo 1207 - Río Miera en La Cavada

icono_descargaDescargar ficha

(icono PDF PDF:3,21 Mb)