Río Esva

Río Esva
  • Plano del río Esva
  • Perfil del río Esva
  • Puente sobre el Esva
  • Esva en Canero

El Río Esva es un curso fluvial que desde su nacimiento en La Sierra de Tineo, a 1.000 metros de altitud, hasta su desembocadura, en el Mar Cantábrico, entre el Cantón y L’Arena, recorre 41 Kilómetros.

Atraviesa dos municipios, que son, aguas abajo, Tineo, cerca de su límite con Allande, y Luarca.

La cuenca hidrográfica que lo alimenta tiene 461 Km2, y es un río poco caudaloso y de corto recorrido. Su Caudal medio anual es de 10,40 m3/seg., con mínimos estivales de 4,5 m3/seg. y máximos de 14,58 m3/seg.

Sus principales afluentes son los Ríos Mallene (13,2 Km), Naraval (15,3 Km), Llorín y Brañalonga (25,3 Km), Navelgas (26,8 Km) y Bárcena (25,4 Km).

En su primer recorrido, el río, aún nombrado como Bárcenas, discurre rápidamente y sin girarse para salvar los diez primeros kilómetros, pasando en primer lugar por la casería de Coucellín, para ir curvándose cada vez más hasta llegar a Ese de Callera, veinticinco kilómetros aguas abajo, donde al unirse con el río Navelgas, ya recibe el nombre de Esva. El mismo topónimo, la “Ese”, nos da idea de lo revirado que se vuelve el curso. Tal es esta meandrificación que en los próximos diez Kilómetros, el río apenas avanza cuatro en su camino hacia el mar, encajándose en las Hoces de Esva, un estrecho paso excavado a través de las cuarcitas por la paciente erosión de las aguas, entre las Sierras de Adrado y de Silvallana, entre los límites de los términos municipales de Tineo y Luarca. Este paisaje has sido declarado como Monumento Natural. A partir de este punto, el río, ya más tranquilo, comienza a generar vegas llanas y más amplias en Trevías, la mayor población que atraviesa, para llegar a la Ensenada de Canero a través de la Playa de Cueva, junto al Cabo Busto.

Además del Monumento Natural de Las Hoces del Esva, al que ya nos hemos referido, este paisaje se encuentra protegido por diversas figuras de protección, como el Lugar de Interés comunitario (LIC) del Río Esva, que pretende preservar las poblaciones de nutria, con una de las mayores poblaciones de Europa, el salmón o la salamandra rabilarga que moran al abrigo de este lugar, así como su abundante vegetación de ribera. Además, se encuentra catalogado como Paisaje Protegido de la Cuenca del Esva, que coincide completamente con la cuenca hidrológica, por su paisaje tradicional humanizado, con prados de siega en bocage, es decir, separados por setos. Esta figura incluye el Monumento Natural de La Hoces del Esva.

Su desembocadura es Zona de Especial Protección de Aves del Cabo Busto-Luanco, dada la presencia abundante de aves migratorias. Este sector costero también está considerado dentro de la Red Regional de Áreas de Importancia para las Aves (IBA). Aquí, en el Cabo Busto, se encuentra uno de los asentamientos humanos más antiguos del norte peninsular, hallándose hachas de piedra y otras herramientas líticas de la edad de piedra, que fueron descubiertos precisamente gracias a las obras para recuperar el humedal en el que se asentaban los pájaros, confirmando datos de otras excavaciones anteriores.

El río Navelgas, el más largo de los tributarios del Esva, es conocido por la presencia de oro en sus aguas, lo que ha dado en que se conozca este lugar como Valle del Oro, ya que las aguas cortan vetas de cuarzo aurífero, arrastrando polvo áureo que desde tiempos inmemoriales ha tratado de ser explotado, desde minas romanas, hasta el bateo, que consiste en agitar las aguas para que se decante el pesado elemento en el fondo de las bateas. En la actualidad existe el Museo del Oro de Asturias, el MOA, situado en la población de Navelgas.

En Trevías podemos encontrar la Iglesia de San Miguel Arcángel, en cuyo pórtico se encuentra la piedra de caliza rosada en la que se fecha se construcción en el 12 de kalendas de abril Era 38, que se corresponde con el 21 de marzo del año 1000. En un principio se trataba de un convento de la regla de San Benito, pero de esta época sólo queda la lápida.

El topónimo Esva, según el filólogo Xosé Lluis García Arias, parece ser de origen indoeuropeo, formado sobre la raíz Els, que se podría traducir como veloz, derivando en eiso-ua. Este río aparece nombrado como Esve en un documento del año 1085. Así, el concejo de Valdés, recibiría su nombre como “Valle del Ese” ya que con este nombre también se conoce a este río en el lugar.

icono_descargaDescargar ficha

(icono PDF PDF:3,18 Mb)