Río Escudo

Río Escudo

  • Plano del río Escudo
  • Perfil del río Escudo
  • Río Escudo
  • Río Escudo

El Río Escudo, es un curso fluvial que desde su nacimiento en la Sierra del Escudo, en el municipio de Valdáliga, hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico, a través de la Ría de San Vicente, recorre tan sólo 21,1 km, más los 5,7 Km de la ría.

Atraviesa tan sólo este municipio, aunque la Ría sirve de frontera con el de San Vicente de La Barquera.

Atraviesa a su paso pequeñas localidades como Birruezas, Treceño, La Cocina, Abaño y una población ya de una entidad importante, como San Vicente de La Barquera. Sus principales afluentes son los ríos Bustigrado (7,1 Km) y Gandarilla (4,6 Km).

Con una cuenca hidrográfica de 70,842 km2 su caudal medio anual es de 1,31 m3/seg, con mínimos estivales de 0,09 m3/seg. y máximos de 27,38 m3/seg. Es un río poco caudaloso en general, llegando a grandes picos en las crecidas y a casi secarse en verano.

Nace este río en la ladera norte de La Sierra del Escudo, en una ladera de fuerte pendiente a unos 700 metros de altitud. Son terrenos cubiertos por una vegetación rala formada por matorrales, con suelos pobres en los que aflora con frecuencia el sustrato rocoso. Y así continúa, hasta que al llegar a Bizuerras el paisaje muta hacia un bocage, prados separados por setos, sobre pendientes aún altas pero más moderadas, sin que el curso fluvial deje zonas planas en el fondo del valle. La dirección hacia el noreste que lleva desde su nacimiento este caudal, se mantiene hasta llegar a la aldea de La Ría, donde vira hacia el norte para volver a cambiar su rumbo hacia el este entre los pueblos de El Ansar, La Plaza y Requejo, dejando una vega aluvial que ya tiene una media de 250 metros de ancho. Al llegar a La Cocina, se une el Arroyo Bustigrado y cambia la dirección hacia el noroeste, para encontrar la Ría en Abaño.

La Ría es una estructura compleja que ocupa 4,3 Km2, que se divide en varias partes. Tiene una influencia mareal muy grande, por lo que se seca completamente en marea baja, salvo el canal principal, que llega a través de la Marisma de Rubín a La Ría de San Andrés, nombre que recibe esta parte del estuario hasta el Puente de La Maza, lugar donde comienzan las casas de San Vicente de La Barquera. A partir de este puente, de tablero plano y 28 arcos con contrafuertes, la Ría pasa a llamarse propiamente de San Vicente hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico. En su margen derecha se encuentra la Playa del Tostadero y del Puntal, mientras que el otro margen se encuentra el puerto para pequeñas embarcaciones.

La última rama de la ría es la que recibe por el oeste al Río Gandarilla, denominado como Brazo Mayor, que se une al cuerpo principal limitado por el Puente Nuevo, bajo la vigilancia de la Iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles y el Castillo de San Vicente, en el promontorio que sirve de emplazamiento para esta población.

San Vicente de La Barquera fue una villa importante desde época romana, cuando se conocía como Portus Vereasueca. En el siglo VIII se construye el castillo para afianzar el terreno reconquistado, y la población fue creciendo a su alrededor. Le fue concedido el fuero por Alfonso VIII en el año 1210, cuando ya era un importante centro marinero, tanto pesquero como comercial. Es en esa época cuando comienza a edificarse la Iglesia. Posteriormente entraría esta urbe en decadencia debido a plagas de peste e incendios. En la actualidad cuanta con algo más de 4.000 habitantes.

Esta ría se encuentra protegida por dos figuras administrativas, que son:

El Parque Natural de Oyambre, declarado como tal en 1988, para frenar los proyectos urbanizadores que ponían en peligro el ecosistema, que contiene llanuras fangosas, marismas, acantilados y dunas, un hábitat excepcional para numerosas aves acuáticas como la cerceta común, el ánade real, el corremolinos común, el zarapito real, el cormorán moñudo y la gaviota patiamarilla.

El Lugar de Interés Comunitario (LIC) Rías Occidentales y Duna de Oyambre, que cubre la zonas marítima occidental de la costa cántabra, con hábitats de vegetación halófila, es decir, de agua salada, dunas, móviles y fijas, cuando la vegetación arraiga. Además se encuentran especies como la nutria y diversos tipos de murciélagos.

Descargar ficha

(icono PDF PDF:1,73 Mb)