Río Alvares

Río Alvares

  • Plano del río Alvares
  • Perfil del río Alvares
  • Curso alto del Alvares
  • Embalse de Entrevías

El Río Alvares, es un curso fluvial que desde su nacimiento en la localidad que le da nombre, en el concejo de Llanera, hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico, a través de la Ría de Avilés, en el concejo de Avilés, recorre tan sólo 22,1 km, incluyendo la ría.

Atraviesa tres municipios, Llanera Corvera y Avilés, aunque durante una pequeña distancia sirve de frontera con el de Gozón, al final de la Ría.

Atraviesa a su paso pequeñas localidades como el mismo Alvares, Solís, Cancienes, Nubledo, Trasona y Avilés, la tercera ciudad más grande de Asturias, que se encuentra al inicio de la Ría de Avilés. Sus principales afluentes son los ríos Mayor (13,6Km) y Villa (5,1 Km)

Surge el río en la ladera del Alto del Cume, que tiene una cota máxima de 348 metros de altitud, aunque surge a 250 metros de desnivel con el mar, con dirección norte para pasar a dirección suroeste muy pronto y así entrar en una vega plana rodeada por elevaciones suaves – ya estamos cerca de la costa – que llega hasta Cancienes, recibiendo los aportes de pequeñas corrientes, como el Río Calzones o el Arroyo Solís. Esta vega es seguida por la carretera AS-17, que comunica con Avilés, a lo largo de todo el río, lo que aprovecha la industria para ir colocándose principalmente en la margen oeste hasta llegar a Nubledo y el Portazgo. Aquí sufre el río una primera pequeña retención en el Humedal de La Furta, conocido en Corvera por ser un lugar de observación de numerosas aves, perteneciente al complejo industrial de DuPont que se encuentra en las inmediaciones. Este represamiento nace de la iniciativa de la empresa en 1994 para recuperar el paisaje de la zona, y se cambió la topografía del vaso para aumentar su capacidad, se creó una pequeña isla, manteniendo el nivel del agua uniforme, con profundidades inferiores al metro en gran parte de su superficie para favorecer la presencia de aves acuáticas. La presa tiene una escala que permite el remonte de peces y anguilas.

Una vez superado este obstáculo, se vuelve a retener el agua en el Embalse de Trasona, que se alimenta, además del caudal de este río, de una traída de agua de 27 kilómetros desde el Río Narcea, para alimentar las necesidades de abastecimiento de la industria siderúrgica, la antigua ENSIDESA, hoy Arcelor, que lo puso en servicio en 1957. Estas 61 hectáreas han visto como su actividad se diversificaba hacia las actividades deportivas, con la construcción del Centro de Tecnificación Deportiva, dedicado principalmente al remo y el piragüismo, por lo que es habitual que su superficie sea cruzada por estas embarcaciones. En él se celebran anualmente los Campeonatos Europeos de Piragüismo desde 1961. A su vera se construyó en 2001 un centro comercial, Parqueastur, que en su inicio se planeaba que contara con actividades recreativas en este embalse.

A partir de aquí el río es encauzado mientras atraviesa las instalaciones siderúrgicas hasta su llegada a la Ría de Avilés, que se ensancha hasta superar los trescientos metros al llegar a la población avilesina, donde es recibido desde el año 2011 por el Centro Niemeyer, un distintiva construcción arquitectónica que alberga una gran actividad cultural y artística. Con una dirección norte avanza hacia el mar durante casi cuatro kilómetros, para a la altura de la Curva de Pachico, girar hacia el noroeste y salir al encuentro del Cantábrico, en las Puntas Vidriera y Forcada, bajo la atenta vigilancia del Faro de San Juan, dejando a su izquierda la Playa del Espartal.

La Ría de Avilés es un estuario natural muy antropizado, que aprovecha una falla tectónica, es decir, una fractura en la corteza terrestre que causa una debilidad que aprovecha la erosión para encajarse. Ya en el mar, esta estructura crea un cañón submarino que alcanza gran profundidad cerca de la costa, donde se tiene constancia de la existencia del Calamar Gigante. Las marismas que abundaban en sus márgenes fueron desecadas a lo largo del siglo XIX para ir aumentando la superficie de la ciudad, y junto a su paso por la industria, dejaron un paisaje muy contaminado y degradado, aunque en los últimos años, ya con el retroceso de estas actividades, se ha hecho un gran esfuerzo para limpiarla. Esta ría alberga el Puerto de Avilés, otras industrias pesadas, el puerto deportivo y la Lonja de Pescadores.

Se trata pues en definitiva de un curso que al estar situado en un área de intensa actividad humana se halla bastante degradado, aunque cuenta con una Zona de Especial Protección de Aves de los Embalses Centro, que es efectiva en los embalses de este río, mientras que la desembocadura de la Ría está protegida como ZEPA y como Lugar de Interés Comunitario (LIC) de Cabo Busto-Luanco

icono_descargaDescargar ficha

(icono PDF PDF:3,52 Mb)