logo chcantabrico
Naranjo de Bulnes
Río Dobra
Río Piloña
Flora

La Cordillera Cantábrica constituye una cadena montañosa de más de 400 km de longitud que se extiende muy próxima a la costa y a lo largo del borde norte de la Península Ibérica, entre Galicia y los Pirineos. El origen geológico de la Cordillera Cantábrica se remonta a la orogenia hercínica del periodo carbonífero, hace alrededor de trescientos millones de años, cuando una cuenca marina en la que progresivamente se habían ido acumulado diferentes materiales sedimentarios se convirtió en una cordillera de varios miles de kilómetros a lo largo de una masa continental muy diferente de la actual Eurasia. Doscientos millones de años más tarde, tras un periodo de relativa estabilidad durante el que se produjo la aparición del Mar Cantábrico, tuvo lugar la orogenia alpina del periodo oligocénico

La actual estructura de la Cordillera Cantábrica responde por tanto a la acción sucesiva de las orogenias hercínica y alpina, relieve retocado entre ambas y tras la segunda por los agentes erosivos fluvial, glacial y kárstico. La existencia de altas cumbres a muy corta distancia de la costa  la existencia de fuertes pendientes.

La climatología, el paisaje, los usos del suelo y, en último término, los recursos hídricos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, están íntimamente ligados a este relieve característico de la cuenca, y su análisis permite comprender aspectos del ciclo hidrológico tan variados como la formación de acuíferos, el establecimiento de embalses, la abundancia de escorrentías y/o filtraciones, la calidad de las aguas, etc.

 

Icono imprimir Imprimir página