logo chcantabrico

De acuerdo con el artículo 50 del texto refundido de la Ley de Aguas, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, todos pueden, sin necesidad de autorización administrativa, y de conformidad con lo que dispongan las Leyes y Reglamentos, usar de las aguas superficiales, mientras discurren por sus cauces naturales para beber, bañarse y otros usos domésticos, así como para abrevar el ganado. Estos usos, denominados usos comunes, habrán de llevarse a cabo de forma que no se produzca una alteración de la calidad y caudal de las aguas.

Cualquier otro uso, obra o actividad que se pretenda llevar a cabo en el DPH y sus zonas de protección o en sus zonas de protección requerirá la presentación de una declaración responsable o la obtención de una autorización o concesión administrativa de este Organismo.

En los siguientes apartados encontrará más información sobre los diferentes procedimientos administrativos que este Organismo tramita en el ejercicio de sus competencias así como impresos para solicitar su inicio.

Icono imprimir Imprimir página