logo chcantabrico

La presencia de azudes en uso y de otras estructuras transversales al río constituyen obstáculos insalvables para la libre circulación de la ictiofauna, impidiendo su acceso a la cabecera y el paso y las migraciones de numerosas especies.

Cuando se plantea la ejecución de un paso de peces en un tramo de río es obvio preguntarse para que especies se está trabajando, lo que conlleva el análisis de las características del río. Las principales especies que se ven afectadas por las estructuras transversales y sobre las que se trabaja en el territorio gestionado por la CHC se pueden agrupar en:

  • Migradoras anádromas(es decir, que nacen en el río y tras un periodo fluvial se van al mar para desarrollarse, regresando de nuevo al río para desovar). Algunos ejemplos son:
    • Salmón atlántico (Salmo salar)
    • Alosa o sábalo (Alosa alosa o Alosa falax)
    • Lamprea (Petromyzon marinus)
    • Trucha variedad migradora o “reo” (Salmo trutta)
  • Migradoras catádromas (es decir, que nacen en el mar y tras un periodo de permanencia emigran a los ríos para desarrollarse). Se puede citar en este grupo a la anguila (Anguilla anguilla)
  • Sedentarias (aunque en épocas del año presentan movimientos importantes de carácter reproductor o nutricional).

El diseño de las escalas de peces y dispositivos de pasos ejecutados por la CHC contempla necesariamente las siguientes premisas:

  • Los dispositivos deben permitir el paso de las diferentes especies y estar adaptados a sus comportamientos y aptitudes.
  • El calendario de funcionamiento del dispositivo debe garantizar su eficacia durante toda la fase de migración.
  • La estructura definitiva debe respetar la integridad física de los migradores, no debiendo sufrir daños los migradores durante el tránsito por el dispositivo, tanto en el ascenso como en el descenso.
  • Se deben respetar las exigencias biológicas de la especie, para lo cual no deben suponer un retraso excesivo a los ritmos migradores.
  • Se debe realizar un seguimiento en el tiempo de las condiciones medioambientales para las cuales fue diseñado el dispositivo (hidrología, perfil del curso del agua,…) o del aprovechamiento (nivel de toma de agua, restitución, modificación de las instalaciones, etc), y en caso de modificación sustancial adaptar el dispositivo.

Tras la ejecución de las obras se realiza una regeneración ambiental del tramo afectado, de forma que se minimice el impacto de la obra y se integre en la medida de lo posible en el entorno.

Icono imprimir Imprimir página