logo chcantabrico

Fruto de la globalización, en las últimas décadas miles de especies animales y vegetales se han extendido más allá de sus áreas naturales por todo el planeta, llegando muchas de ellas a naturalizarse de manera efectiva tanto en biótopos antropizados como naturales. Todo el territorio nacional se ha visto afectado, y los ecosistemas acuáticos y ribereños están sufriendo el grave peligro que suponen las invasiones biológicas, consideradas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como la segunda causa de perdida de biodiversidad.

Del total de especies introducidas en un territorio se calcula que solo el 10% logrará sobrevivir, y de estas el 10% se convertirá en invasora debido a sus características: ausencia de competidores naturales, facilidad de reproducción y propagación, rápido crecimiento y dificultad de erradicación. Entre los ecosistemas más sensibles a las invasiones por especies vegetales exóticas se encuentran las riberas fluviales, por lo que desde la CHC se viene trabajando en el control de la expansión de estas nuevas especies.

Respecto de las especies animales exóticas invasoras desde la CHC se vienen realizando muestreos en las masas de agua desde el año 2007, los cuales han sido hasta la fecha negativos. Respecto de las especies invasoras vegetales, desde la CHC se está trabajando tanto en proyectos específicos de control para algunas especies (para las que se han elaborado unas fichas descriptivas) como en cada una de las actuaciones y obras ejecutadas por el Organismo, incluyendo el control de estas especies como una parte importante en los Proyectos a ejecutar.

Si bien existe un elevado número de especies invasoras en las márgenes de nuestros ríos, las actuaciones de control y erradicación de la CHC se centran en un limitado número de especies que presentan un elevado potencial invasor y que pueden suponer graves daños a la vegetación natural de ribera.

Icono imprimir Imprimir página